Fundador de Microsoft apuesta por la contratación basada en habilidades y no en títulos