Dos mujeres habrían perdido sus bebés por negligencia de médicos becarios