Los últimos manifestantes en La Dormida se dieron a la fuga