Quilpueíno de 10 años se convierte en promesa del ajedrez nacional